Cáritas atendió en Granada en 2016 a más de 600 personas sin hogar

share on:

EUROPA PRESS (Granada), 8 de Enero de 2017

Cáritas Diocesana de Granada atendió el pasado año a más de 652 personas sin hogar, de los que más de la mitad fueron españoles que llevaban menos de un año en la calle. El programa de atención a personas sin hogar de Cáritas está orientado a quienes no disponen de una vivienda digna, carecen de recursos y de lazos comunitarios y familiares, según han informado a Europa Press fuentes desde esta organización.

Desde el pasado año, Cáritas ha venido atendiendo nuevos perfiles de pobreza que amplían la mirada hacia nuevas realidades de desigualdad. “Enfermos terminales; jóvenes inmigrantes procedentes de centros de menores que tras cumplir la mayoría de edad tienen que abandonar el sistema de protección; personas con problemas de salud mental, con ó sin diagnóstico, o altas hospitalarias de personas que se encuentran en situación de dependencia y que no disponen de un espacio residencial” donde acudir.

Para ellos, se desarrollan acciones que posibiliten la configuración de un itinerario personal que cubra las necesidades básicas de alojamiento, alimentación, salud e higiene.

De las más de 652 personas sin hogar que fueron atendidas el pasado año –hasta noviembre– en los servicios de atención de la Fundación Casas de Acogida, la mayoría eran españoles (54,9%); solteros (58,4%) y tenían estudios primarios (63,6%). La principal franja de edad se sitúa entre los 46 y los 59 años.

La falta de vivienda, la dificultad de acceder al mercado laboral, las carencias de salud y del entorno familiar hacen cada vez más difícil la incorporación y participación en la sociedad de las personas en situación de grave exclusión.

Advierten desde Cáritas que la “situación de fractura social” que padece nuestra sociedad no es un efecto de la crisis sino una consecuencia del modelo socioeconómico; ya que dos de cada tres personas en situación de exclusión provienen de antes de la crisis.

En España, 40.000 personas se encuentran en situación de sin hogar, encontrándose nuestro país a la cabeza de Europa en términos de desigualdad, solo por detrás de Rumanía, según el último informe de Foessa.